Nuestro artículo de hoy está dedicado a los turistas que llegan en esta maravillosa ciudad, Marbella que es una de las perlas de la Costa del Sol, para divertirse, relajarse y aprovechar de su maravilloso clima.

No queremos reemplazar a un guía turístico pero, a nuestra manera y montados en un segway virtual, les llevaremos a dar una vuelta por la ciudad para describir sus maravillas a quien llega por primera vez o bien recordarle a quién vuelve.

Antes de empezar con la excursión damos alguna información de carácter general acerca de su clima y su historia.

Una historia que viene desde muy lejos en el tiempo, pero no impide la proyección de la ciudad hacia el futuro. En línea con la tecnología se va a convertir en una “smart city”, una ciudad inteligente que pone a disposición de todos, turistas y empresas locales, los medios para que sea siempre más internacional.

Aplicando el concepto de “smart city”, G2move Marbella Segway Tours ya ha desarrollado y está utilizando una nueva aplicación para el check-in.

Marbella, situada a orillas del Mediterráneo, entre Málaga y el estrecho de Gibraltar, goza de un microclima debido a la protección que le dan, en su franja norte, las montañas litorales de la Cordillera Penibética, esto hace que la temperatura media anual es de 18°C.

Los restos que se han encontrado atestiguan que ya estuvo habitada desde el Paleolítico y durante el Neolítico, algunos autores opinan que el origen de la actual Marbella podría ser un asentamiento fenicio de los que abundaron en la costa de la provincia de Málaga.

Sin embargo queda probada la existencia de un núcleo de población romana en lo que hoy es el Casco Antiguo: los restos de la muralla y los tres capiteles jónicos incrustados en ella.

Pasó por la época islámica de la edad media a la corona de Castilla en la edad Moderna. En el siglo XIX surgieron los primeros altos hornos civiles de España y posteriormente, tras la crisis de este sector vuelven las ocupaciones de la agricultura y la pesca.

Su vocación turística ya empieza al principio del siglo XX pero es la década de 1950 que la convierte en un lugar predilecto para el ocio de numerosas personalidades.

Ahora montamos sobre nuestro segway y empezamos la visita por algunos monumentos y lugares de interés.

El casco antiguo, típicamente andaluz, con sus estrechas callejuelas, casas y balcones floridos tiene un encanto cautivador. Está delimitado por una cerca de muralla, es peatonal y conserva aproximadamente la misma planta que en el siglo XVI.

Aquí se encuentra la Plaza de los Naranjos, ejemplo del urbanismo castellano del renacimiento, trazada tras la conquista cristiana, y que constituye su centro neurálgico. Alrededor de la plaza se disponen tres edificios notables: la casa consistorial, erigida por los Reyes Católicos; la casa del Corregidor, de fachada góticomudéjar y renacentista;
y la Ermita de Santiago, el templo religioso más antiguo de la ciudad, anterior a la plaza, ya que no está alineado con ella, por lo que se cree que data del siglo XV. Otros edificios interesantes del centro son la Iglesia de Santa María de la Encarnación, de estilo barroco, iniciada en 1618, la Casa del Roque y los restos del castillo y la muralla defensiva árabe, así como la Capilla de San Juan de Dios, el Hospital Real de la Misericordia y el antiguo Hospital Bazán, todas ellas de estilo renacentista.
En el Barrio Alto destaca la Ermita del Santo Cristo de la Vera Cruz, construida en el siglo XV y ampliada en el siglo XVIII, de la que destaca la torre cuadrada con un tejado cubierto por cerámica vidriada. Este barrio también se conoce como barrio de San Francisco por un convento franciscano ya desaparecido. El Barrio Nuevo, separado del recinto amurallado por el Arroyo de la Represa, carece de edificaciones monumentales pero conserva su trazado original y buena parte de sus sencillas casas de cal, teja y vigas de madera, con huerto y un pequeño corral.

Entre el casco antiguo y el mar, en la zona conocida como ensanche histórico, se sitúan el Paseo de la Alameda, donde se encuentra un pequeño jardín botánico, y la Avenida del Mar, una vía ajardinada con fuentes y una colección de diez esculturas de Salvador Dalí, que comunica el casco antiguo con la playa. Hacia el oeste de esta vía, pasando el Faro de Marbella, se encuentra el Parque de la Constitución que alberga al auditorio del mismo nombre.

Marbella tiene 27 Km de litoral divididos en 24 playas de diferentes características pero de este tema hablaremos otra vez.
Ahora dejamos nuestro segway virtual y os esperamos en nuestra sede situada en el Paseo Maritimo, en el Grand Hotel Melia Don Pepe al lado del famoso Cappuccino, y montando en un segway real os llevaremos a Puerto Banús disfrutando en pleno relax de un paisaje maravilloso.

G2move Marbella Segway Tours también está en el paseo marítimo de Puerto Banus en el Grand Hotel Guadalpin ofreciendo los mismos servicios.

También hay que decir que esta información, incluido algunas fotos, ha sido recopilada con la ayuda de algunas paginas web, entre ellas Wikipedia y la página Facebook de Marbella Turismo.

Recordamos que G2move Marbella Segway Tours es una fábrica de sonrisas.

smile makers”